Actualidad en Prevención



Un estudio de la FLC evidencia que en construcción el término prevención está desvinculado de las actitudes

 

Diciembre 2008-Durante el año 2008 la Fundación Laboral de la Construcción ha realizado el proyecto denominado Estudio de la eficacia de las campañas de información y divulgación de la cultura preventiva en el sector de la construcción. Los objetivos eran, por un lado, como su propio nombre indica, evaluar la eficacia de las campañas publicitarias realizadas en materia de sensibilización, y por otro, establecer los criterios para el diseño de una comunicación efectiva.
De acuerdo con la información que se ha podido recabar, es la primera vez que se lleva a cabo en España un estudio de este tipo. El proyecto se ha estructurado en tres fases.
En la primera se ha realizado un censo de las campañas publicitarias llevadas a cabo en materia de prevención de riesgos laborales dirigidas, directa o indirectamente, al sector de la construcción. Para clasificar la información obtenida, se ha elaborado una ficha técnica en la que se recogen las características de cada una de las campañas.
La segunda etapa se ha basado en una investigación cuantitativa mediante una encuesta para trabajadores del sector, con el fin de medir y valorar el calado de las campañas publicitarias de sensibilización.
En una tercera fase, dichos resultados se han complementado con los de la investigación cualitativa desarrollada mediante grupos de discusión con trabajadores y responsables de empresas. Éstos se realizaron con el objeto de conocer cómo percibe el sector los conceptos y mensajes empleados en las campañas, así como para captar las actitudes y valores relacionados con la prevención de riesgos laborales.
Los resultados indican que las características estructurales del sector constituyen un factor que incide en la dificultad de interiorización de una verdadera cultura preventiva entre los trabajadores ocupados en el mismo. Por lo tanto, es imprescindible tener en cuenta dicho contexto para el futuro diseño de campañas.

El término prevención, desvinculado de las actitudes

El espacio conceptual de la prevención de riesgos en el que se desenvuelven los trabajadores se basa, entre otros aspectos, en que, en general, el término prevención se utiliza desde un punto de vista puramente reglamentario, desvinculado del ámbito de las actitudes. El riesgo está presente entre los ocupados del sector y se relaciona con las condiciones de trabajo. Asimismo, existe la idea de que los riesgos laborales son, de alguna forma, inevitables. Además, se constata que en el sector todavía es frecuente, en algunos ámbitos, el desempeño de actividades sin considerar los aspectos preventivos. Por todo ello, se hace difícil el cambio hacia un comportamiento seguro en el trabajo.
En este contexto, para lograr una mejora de las condiciones de trabajo que redunde en una disminución de las cifras de siniestralidad laboral, no sólo se necesita una legislación preventiva -que en estos momentos se puede considerar adecuada a la realidad sectorial, especialmente tras la entrada en vigor, tanto de la Ley 32/2006 de subcontratación en la Construcción, como del IV Convenio Colectivo General del Sector de la Construcción-, sino que, además, es preciso la puesta en práctica de acciones concretas y directas de comunicación que incidan sobre la cultura preventiva. Es decir, en las actitudes, valores y comportamientos seguros.
A este fin, el proyecto apunta una serie de criterios para mejorar las campañas, tales como: tener en cuenta las particularidades de cada colectivo de trabajadores y la tipología de las empresas; adoptar objetivos muy concretos; emplear conceptos y mensajes que ayuden a superar las barreras culturales que dificultan el cambio; mostrar la realidad, pero sin caer en ideas negativas y pesimistas; emplear mensajes subliminales, según los casos; enviar mensajes paralelos relacionados con la vida cotidiana de los agentes implicados.
Sobre el tipo de canal de comunicación, se alude a la combinación de campañas masivas de concienciación junto con actuaciones cercanas a las empresas y las obras de construcción de carácter más periódico e informativo.
Finalmente, se considera que las acciones de comunicación que se han realizado hasta el momento carecían de coordinación y objetivos claros que permitieran la evaluación posterior de su impacto en la seguridad y salud.

Fundación Laboral de la Construcción


Según datos de los primeros nueve meses del año, los accidentes de trabajo descienden un 7,3 por ciento

 

Diciembre 2008-El mayor descenso en el número de accidentes lo ha experimentado el sector de la construcción, que pasa de 191.234 accidentes en el periodo enero-septiembre 2007 a 154.089 accidentes en enero-septiembre de 2008, lo que supone un descenso porcentual del -19,4%.
Los accidentes mortales, sin embargo, han experimentado un aumento del 1,9%, ya que han pasado de 633 en el periodo enero-septiembre de 2007 a 645 en el periodo enero-septiembre 2008. Este aumento es sensiblemente menor que en periodos anteriores.
Los accidentes graves de este periodo se han producido fundamentalmente por golpes o choques (50,4%) y aplastamientos (11,7%); no ocurre lo mismo con los accidentes leves, que son básicamente sobreesfuerzos.
Los lugares donde se han producido mayor número de estos siniestros mortales son lugares públicos, vías de circulación y medios de transporte, que acaparan 189 de los accidentes mortales. Le siguen en importancia las obras en construcción o demolición con 144 accidentes mortales, y en tercer lugar las zonas industriales con 119 trabajadores fallecidos.
Los accidentes mortales en el sector agrario y el sector industria aumentan en 4 y 20 trabajadores fallecidos más, respectivamente, durante este periodo. Por el contrario, el sector construcción disminuye en 12 fallecidos y en el sector servicios permanece constante en el número de accidentes de trabajo mortales.
La mortalidad por accidente de trabajo se ha producido, básicamente, por causas no traumáticas, infartos, etc, que con 223 fallecidos suponen el 34,6% de los accidentes mortales del periodo. También hay que tener en cuenta que 119 de los accidentes mortales fueron accidentes de tráfico en jornada de trabajo, lo que representa un 18,4% de los fallecimientos por accidente de trabajo.
 
Prevention-World.com


Los autónomos de la construcción demandan mejorar la gestión preventiva, más formación y la expedición de una tarjeta profesional

 

Diciembre 2008-El desconocimiento detectado entre los trabajadores autónomos de la construcción de la ley que regula la actividad del sector y los sistemas de seguridad ha llevado a este colectivo a demandar una mejora de la gestión preventiva, una mayor formación y la expedición de una tarjeta profesional.
El "deficiente conocimiento" de la legislación en materia de seguridad y salud aplicable en este sector (en Navarra dice conocerla el 62 por ciento) es una de las conclusiones extraídas del estudio que ha realizado el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de España (UPTA-UGT).
Los datos relativos a Navarra, una de las ocho comunidades autónomas estudiadas, han sido presentados en rueda de prensa por la presidenta de UPTA en Navarra, Ainhoa Unzu, y la responsable del departamento de Salud Laboral de la UGT, María José Latasa.
El sondeo se ha realizado entre trabajadores autónomos de los gremios de albañilería, fontanería, electricidad, instaladores, montadores de estructuras, carpintería, pintura y decoración.
En la Comunidad foral desarrollaban estas actividades a fecha 31 de octubre un total de 8.998 personas, una cifra que en lo que va de año ha descendido en 675 personas, según ha apuntado Unzu.
Ante las carencias en materia de formación y prevención existentes los propios trabajadores han planteado una serie de propuestas que pasan por mejorar la gestión preventiva en la obra, haciendo partícipes a los autónomos; establecer un módulo específico en materia de formación e información de Prevención de Riesgos Laborales y la expedición de una Tarjeta Profesional también para estos trabajadores.
El 64 por ciento de estos operarios han sufrido un accidente o más a lo largo de su vida profesional en el sector, según se recoge en el estudio en el que se apunta que los más jóvenes son los que sufren una mayor siniestralidad, mientras que las enfermedades profesionales afectan más a los más mayores.
En Navarra, sólo en el 6 por ciento de los casos, los autónomos llegan a la obra por contratación directa, ya que en la mayoría, a pesar de lo que dice la ley, se ocupan un segundo o tercer eslabón de la cadena de contrataciones, lo que, según Unzu, favorece "el descontrol en las medidas de seguridad y salud laboral".
Para el 58 por ciento de los trabajadores el intrusismo profesional es un factor determinante en la siniestralidad laboral, por lo que estiman que debería haber un mayor control administrativo de las acreditaciones y conocimientos para realizar esta actividad.
Respecto a la prevención laboral, recoge que en la mayoría de los casos (79 por ciento) el modelo de gestión preventiva elegido es un servicio ajeno al autónomo, que contrata para cumplimentar lo que manda la ley.
Además, normalmente los autónomos no participan o lo hacen muy pocos en el diseño del Plan de Seguridad y Salud de la obra. De hecho en Navarra sólo lo hace el 26 por ciento.
El 86 por ciento de los encuestados en Navarra han participado en algún curso de formación, aunque ellos mismos califican esa formación de "genérica y poco didáctica" y en muchos casos "incomprensible".
Igualmente la mayoría (73 por ciento) considera bastante genérica la información que recibe respecto a los equipos de protección individual para su actividad y el 42 por ciento echa en falta información concreta a pie de obra.
Asimismo el 97 por ciento de los encuestados incide en la necesidad de adaptar los equipos de protección individual a las condiciones climáticas del lugar.
En general, la mayoría, el 87 por ciento, se considera conocedor de las condiciones mínimas de seguridad de las máquinas y herramienta que utilizan y el 76 por ciento es consciente de que su actividad está más expuesta a riesgos que otras.

 

Finanzas.com


Desde la Dirección General de la Inspección se mira con lupa a las empresas con alta siniestralidad
     
Diciembre 2008-El importe de las sanciones propuestas por la Inspección en 2007 fue de casi 125 millones de euros, 222.000 fueron los trabajadores afectados por las infracciones y unas 5.700, las infracciones que se constataron en los accidentes investigados.
La Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, dependiente del Ministerio de Trabajo e Inmigración, está mirando con lupa las empresas con siniestralidad grave, con el objetivo de reducir en los próximos años los accidentes laborales y enfermedades profesionales relevantes. Esta meta de la Inspección entra dentro de las directrices de Trabajo desde 2005 y la mantiene incluso en una época en la que sectores especialmente sensibles a esta cuestión, como la construcción, hayan frenado de golpe su actividad.
Raimundo Aragón, director general de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, ha detallado la actividad desplegada por su departamento en 2007 y 2008 en las jornadas organizadas por la Federación de Servicios de Prevención Ajenos (Aspa). Según ha destacado Aragón, 'la Inspección es uno de los colectivos profesionales que no ha recibido recortes en los Presupuestos Generales del Estado y el objetivo es alcanzar un ratio de un técnico de trabajo por cada 10.000 trabajadores'. El colectivo de inspectores, formado actualmente por 1.900 efectivos entre inspectores y subinspectores, con la expectativa de llegar a los tres mil en los próximos años, dedicó en 2007 entre el 27% y el 30% de sus actuaciones al ámbito de los riesgos laborales, lo que supuso unas 100.000 visitas a centros de trabajo.
Aragón ha destacado que si en 2007 se emitieron 1.781 órdenes de paralización de empresas en la construcción, 'la tendencia es decreciente, probablemente por el frenazo producido en el sector'.
Sector preferente
En un marco de 11.000 accidentes investigados, Aragón destacó la campaña que está llevando a cabo su departamento en las empresas de alta siniestralidad. Es una forma de ganar en eficacia, con un alcance de mil empresas de ámbito supraautonómico se ha comenzado por 500, 'en las que se haya producido un accidente traumático o enfermedades profesionales mortales o muy graves en el centro de trabajo'. 'De igual forma, se investigarán las empresas con mayor índice de incidencia sectorial en las que se hayan producido dos o más accidentes traumáticos o enfermedades profesionales graves', apuntó.
'El objetivo de esta campaña es expresar que con la colaboración de todos se evitará que se vuelvan a producir accidentes mortales por las mismas causas', precisó. El programa implica la realización de visitas periódicas 'en tanto sea necesario' y la realización de actividades preventivas. En porcentaje, se pretende disminuir un 20% la siniestralidad en las empresas.
Como explica el director del departamento inspector, 'las empresas tienen que saber que este tipo de accidentes les pondrá bajo el foco de la Inspección'.
Los resultados, en general, de las actividades de la Inspección en 2007 fueron: el importe de las sanciones propuestas fue de casi 125 millones de euros, 222.000 trabajadores afectados por las infracciones y unas 5.700 infracciones constatadas en los accidentes investigados.
Por otro lado, Aragón sostiene que 'es necesario seguir determinadas pautas para que la Inspección aumente su eficacia y esto se hace planificando la actuación de los inspectores y estableciendo protocolos de actuación'.
Crece la colaboración con la Fiscalía de Siniestralidad
Una de las notas destacables en el ámbito de la prevención de riesgos laborales en las empresas es la creciente colaboración desde 2007 entre la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, y la Fiscalía Especial de Siniestralidad Laboral. Aragón ha destacado muy positivamente esta colaboración, porque 'permite un mecanismo de investigación urgente de los supuestos'.

 

Expansión


Se cuestiona la constitucionalidad de la publicación de las listas de empresas infractoras en materia de prevención
     
Diciembre 2008-Siendo la imagen corporativa de la empresa uno de sus principales activos, es fácil de entender que las primeras publicaciones de la lista de infractoras en materia de prevención de riesgos laborales hayan suscitado la polémica hasta el extremo de cuestionarse su constitucionalidad (bis in idem, derecho al honor, legalidad).
El sustento jurídico de la noticia se encuentra en el artículo 40.2c) de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS): una vez sean firmes, las sanciones impuestas por infracciones muy graves en materia de prevención de riesgos laborales "se harán públicas en la forma que se determine reglamentariamente".
NATURALEZA DE LA SANCIÓN
A la sanción pecuniaria por los incumplimientos muy graves que la empresa cometa en materia de prevención de riesgos laborales se añade esta especie de publicidad negativa, que a veces quiere asimilarse al antiguo escarnio público. Se trata de una típica medida adicional o subsidiaria de la principal, de modo que basta acudir a la figura de la sanción compuesta o accesoria para que se desvanezcan las protestas sobre duplicidad en el castigo. Lo mismo podría decirse sobre la imposibilidad de que estas empresas participen en convocatorias de contrataciones públicas.
PRESUPUESTO
La previsión legal genera dudas acerca de cuándo han de considerarse "firmes" las sanciones a publicar, si basta con haberse agotado la vía administrativa o si también se precisa de la firmeza judicial directa (por haber finalizado el procedimiento) o indirecta (por haber transcurrido el plazo para recurrir sin formalizarse). Puesto que estamos ante norma sancionadora (comporta un menoscabo en el patrimonio propio), excepcional (no se publican las demás sanciones) de consecuencias difícilmente reversibles (si se publicase algo falso) lo más prudente es acoger la versión más garantista de la firmeza.
FORMA PRINCIPAL DE PUBLICIDAD
¿Cómo ha de realizarse la difusión del comportamiento ilícito? El legislador (art. 40.2 LISOS) considera que estamos ante un tema menor y remite a "la forma que se determine reglamentariamente".
No sería disparatado pensar en que a costa de la empresa infractora se insertasen anuncios en periódicos de amplia difusión, sea en papel o en red, o bien cuñas de publicidad (negativa) en medios radiofónicos o televisivos; así se hace respecto de alguna infracción tributaria o discriminatoria. Sin embargo, estas opciones son descartadas en el presente caso.
El art. 2.º RD 597/2007, de 4 mayo, optó por el cauce más clásico (el periódico oficial territorialmente correspondiente), encomendando la tarea al "órgano competente que dictó la primera resolución en el procedimiento sancionador".
Este mecanismo ha de ponerse en marcha "de oficio, mediante propuesta contenida en acta de infracción de la Inspección de Trabajo", realizándose la publicación en el plazo de tres meses desde la adquisición de firmeza.
FORMAS COMPLEMENTARIAS DE PUBLICIDAD
El mismo art. 2.º del RD 597/2007 prevé que, además de la publicidad propia de los periódicos oficiales, el órgano administrativo competente "podrá" hacer públicas las sanciones mediante otros cauces.
Puesto que la previsión restringe esta segunda vía (nunca excluyente) a "otros medios públicos", cobra sumo interés ver qué están haciendo las diversas Comunidades Autónomas:
La Orden de 7 febrero 2008, de la Consejería de Empleo de Andalucía, dispone que semestralmente aparecerá en la página web de la Consejería la relación de empresas sancionadas en los seis meses anteriores.
* La Orden Foral de 15 mayo 2008, del Departamento de Innovación, Empresa y Empleo de Navarra, prescribe que la relación de empresas sancionadas en los seis meses anteriores se publicará en la página web del Departamento "al menos semestralmente".
* El Decreto 113/2008, de 13 noviembre, del Consejo de Gobierno de Cantabria también opta por la publicación trimestral en la página web de la relación de empresas sancionadas.
DATOS PUBLICADOS
Así como los medios complementarios de publicidad (en realidad, las páginas web) optan sólo por la lista de las empresas sancionadas, en los periódicos oficiales han de aparecer "al menos" los siguientes: identificación completa de la empresa, actividad, domicilio, infracción cometida, fechas del acta de infracción y de la firmeza de la sanción y cuantía de la multa (art. 3.º RD 597/2007).
La regulación autonómica viene a reproducir esos mismos aspectos, sin añadir otros nuevos, aunque realizando pequeñas y acertadas aclaraciones, como cuando se exige que aparezca el número de CNAE correspondiente a la actividad o el precepto legal que tipifica la infracción cometida (art. 4.º Orden de Andalucía).
REGISTRO PÚBLICO
Los datos objeto de publicación han de incorporarse a un Registro de consulta pública, cancelándose a los cinco años (art. 4.º RD 597/2007), sin que a partir de su consulta pueda elaborarse un fichero o tratarse los datos obtenidos.
En cada Comunidad Autónoma se adaptan y desarrollan esas previsiones, clarificándose su adscripción orgánica y funcional, previéndose su funcionamiento en soporte informático, o advirtiéndose que las inscripciones se llevarán a cabo de oficio cuando conste la firmeza de la sanción administrativa.
¿POR QUÉ PUBLICAR SÓLO EL DESCRÉDITO?
Hace años que andan nuestros legisladores buscando todas las fórmulas posibles para estimular el cumplimiento de las normas sobre prevención de riesgos laborales. Varias veces nuestras Leyes han anunciado la implantación del método bonus-malus por referencia a las cotizaciones a la Seguridad Social y la mayor o menor siniestralidad. No se trata ahora de repasar esta opción, sino de lanzar la idea de si podría también elaborarse una relación oficial de empresas especialmente cumplidoras.

Los distintivos, premios, menciones, reconocimientos empiezan a ser una práctica usual en ciertos ámbitos (calidad, medio ambiente, no discriminación, etc.), por más que haya cierta opacidad sobre el modo de obtenerlos. Así como el primer sindicalismo distinguía a los productos elaborados por empresas cumplidoras de las normas laborales con la correspondiente etiqueta (label), la moderna Administración puede diseñar un mecanismo de prestigio menos grosero que el basado en la siniestralidad, más transparente que el atribuido por entidades privadas. ¿Por qué no propiciar que se publique la relación de empresas especialmente cumplidoras?
 
Legal Today.com